• Escuela de Longboard, Mas Que Deporte

    Con un rumbo bien definido para nuestro magazine en makeyourroad.com/blog/ iniciamos nuestra actividad de publicaciones con el longboard que es uno de los deportes urbanos que mas llena las calles de nuestras ciudades. Buscar un escuela de longboard es una de las mejores formas de adentrarte en esta disciplina y sus grupos.

    En este caso os dejamos una reflexión de Maia Suarez en la que explica las bondades de este deporte a nivel personal y los lazos de amistad que conlleva patinar y aprender junto a gente con tus mimas inquietudes y valores.

    escuela de longboard Maia Suarez

    Muchas personas me suelen preguntar qué hago yo, patinando, “No encajas con el perfil” me replican. Probablemente, yo hace año y medio hubiera pensado lo mismo. Es más, empecé porque un muy amigo mío, me invitó un día a probarlo, como quien dice un plan de un día, nunca pensé ni fui capaz de imaginarme que terminaría en cierto modo estando enganchada dentro de una escuela de longboard y ni mucho menos que pudiese sentir lo que siento ahora.

    Una de las cosas que más me gusta, es la emoción de intentar cosas nuevas cada día e intentar superarte a mi misma. Es un deporte en el que nunca te vas a aburrir, en el que siempre arriesgas algo, y en cierto modo, es lo que le da emoción al asunto. ¿Y qué me decís del ambiente? Desde la escuela de longboard o patinando a tu aire siempre encuentras la amabilidad y la ayuda que te suelen ofrecer personas totalmente desconocidas, es increíble!!! Porque el longboard, aunque muchos estereotipos digan que si, no tiene edad ni sexo.

    Aún soy una novata en esto, y eso me encanta. Desde la escuela de longboard me ayudan a perfeccionar la técnica y me encanta saber que aún me queda mucho camino por recorrer, muchas más cosas que aprender, más carreteras que bajar, trucos que intentar, personas que conocer, y sobretodo, momentos emocionantes que vivir.

    Hay que admitir, que cuando algo no sale, la frustración puede llegar a ser importante. Pero el nivel de satisfacción es mayor cuando consigo sacar un truco después de haberlo practicado mil veces. Y es que ¿quién me iba a decir a mi que una tabla y 4 ruedas me iban a aportar tanto? Cada vez que salgo de casa con mi Long, me llevo puesta mi sonrisa favorita. Porque el longboard es mucho más que un deporte. Es saber ganar y perder, aprender de tus errores, y de los consejos de tus compañeros, es sentirte orgullosa de ti misma cuando notas las mejoras en las bajadas, es conocer a gente increíble y vivir experiencias inolvidables.

    Me alegra saber que esta aventura sólo acaba de comenzar. Y espero que este viaje sobre cuatro ruedas nunca acabe.

    Maia Suarez alumna de Patina escuela.